Vinos de Mallorca

Vinos de Mallorca. Una experiencia para los sentidos.

Conocer los vinos mallorquines es adentrarse en uno de esos productos que han acompañado a la isla desde tiempos inmemoriales. Y es que se tiene constancia de que en los siglos VII y VI a.c. ya había producción de vino en Mallorca.

Actualmente, los vinos de Mallorca se agrupan en dos Denominaciones de Origen (Binissalem y Pla i Llevant) y numerosos Vinos de la Tierra, todos ellos de gran calidad y con un intenso sabor gracias a las numerosas horas de sol que disfruta la isla.

Y si hay gran variedad en los vinos, también por supuesto la hay en cuanto a las uvas que se cultivan con este propósito. Chardonnay, macabeo, malvasía, moscatel, parellada o prensal (moll) entre otras para los vinos blancos, y cabernet sauvignon, monastrell, syrah, callet, manto negro o pinot noir para los tintos, también entre otras.

Pero también hay deliciosos rosados y exquisitos vinos espumosos de Mallorca, una opción que no figura entre las más conocidas internacionalmente pero que es perfecta para paliar el calor del verano en la isla.

Además de catar sus deliciosos vinos, la isla ofrece la posibilidad de conocer la forma en que se elabora y sus bodegas gracias a una Ruta del Vino de Mallorca en la que no sólo se deleita el paladar sino también la vista, ya que muchas de ellas se encuentran en zonas algo más escondidas en las que se puede pasear por los viñedos o admirar las bellas casas que se encuentran en la propiedad.

Un buen momento para acercarse a conocer todo sobre el vino de Mallorca es a finales del mes de septiembre, cuando en la localidad de Binissalem, que da nombre a una de las dos DO de la isla, se celebra la Festa des Vermar (fiesta de la vendimia), en la que además de disfrutar de sus caldos, se puede asistir a un concurso de pisadores de uva, conciertos o representaciones de teatro, y, por supuesto, probar los fideos de vermar, una tradicional receta elaborada con carne de oveja.

Los visitantes que llegan a la isla tienen también la posibilidad de probar los vinos locales en los restaurantes de los hoteles en que se alojan, que cada vez más apuestan por este producto de gran calidad, como por ejemplo los que se encuentran en la Mallorca más exclusiva, como es la marina de Port Adriano.

Post Recientes