Fiestas populares de Mallorca

Fiestas del Vermar, uno de los emblemas de Mallorca

El pueblo de Binissalem, Mallorca, es uno de los lugares más conocidos de la isla gracias a su gran cultura vinícola. Y no solo porque es uno de los pueblos de Mallorca donde más vino se consume, sino por ser una de las principales zonas de elaboración de caldos que lidera el sello de Denominación de Origen Binissalem. Esta fama le ha servido para consagrar una de las fiestas más importantes de Mallorca que se celebran a finales de este mes.

“Les Festes del Vermar”, o las fiestas de la Cosecha, es la celebración del final de la recogida de uva en el campo y el inicio de la producción del vino. Durante dos semanas, el pueblo de Binissalem, ubicado a media hora en coche de nuestro hotel solo para adultos en Calviá, se tiñe de fiesta en una conmemoración que no tiene desperdicio.

Pasacalles, música, conciertos, muestras de artesanía… Las calles se llenan de pequeños puestos de embutidos típicos como queso, camaiot –una mezcla especial de carne de cerdo- sobrasada y butifarras mientras que pintores y escultores realizan exhibiciones artísticas. Estas muestras se convierten en una muy buena oportunidad para aprender trazos de la cultura mallorquina, puesto que en muchas ocasiones los artesanos utilizan elementos tradicionales. En algunos tenderetes se exhiben escritos y grabados de la historia de Mallorca que poseen un gran interés cultural.

El Vermar es una de las fiestas más divertidas que se celebran en la isla, ya que posee animados concursos de pisar la uva y de lanzamiento de uva, actividades que son un espectáculo en sí mismas y que están abiertas a la participación de todo aquel que quiera disfrutar de unas horas de diversión. También se realizan concursos de glosas y de carrozas.

Estas fiestas tienen dos elementos principales: uno son las exquisitas catas de vino que se organizan y en las que participan bodegas de renombre como José Luís Ferrer, Tianna Negre, Vins Nadal y Ca Sa Padrina. Un auténtico viaje con el paladar por los campos de Mallorca y sus diferentes variedades de uva. El otro elemento son los deliciosos “Fideus de Vermar”, fideos de cosecha, que se sirven en todas las mesas de los restaurantes.  Son la insignia gastronómica de esta celebración y se elaboran a base de fideos, verduras de temporada, sobrasada y carne de oveja.

El fin de fiestas viene anunciado por una gran verbena que reúne a los grupos musicales más conocidos de la isla y que ofrece actividades a niños y adultos. Una manera ideal de finalizar una de las celebraciones más representativas de Mallorca y la opción perfecta para conocer la cultura de la isla.

Post Recientes